• Javier Esquivel

El calmoso comunicar de las y los nuevos gobernantes: Javier Esquivel

Ocho de los 15 nuevos gobernadores y gobernadoras de nuestro país han comenzado su gestión con una estrategia de comunicación de bajo impacto mediático, con acciones cuidadas y lentas acrecentado así las expectativas de sus electores.


Un segundo bloque de mandatarios locales, que no cumplen el mes frente al gobierno, han sido más mesurados que aventurados, con excepción del gobernador de Nuevo León que suma más controversias que aciertos en materia de comunicación.

El nuevo mandatario de Sinaloa y las gobernadoras de Colima y Nayarit tomarán protesta hoy 1 de noviembre.

Si bien es cierto que las condiciones en las que reciben la administración pública de sus entidades federativas no es la más propicia para hacer un despliegue amplio de comunicación, si les obliga a garantizar el derecho de los ciudadanos a conocer cuáles serán las primeras acciones para corregir y mejorar el rumbo de sus estados.


La comunicación de gobierno implica que durante los primeros 100 días de gestión se haga un despliegue de narrativas que privilegien en consenso de las primeras acciones, así como relatos comunicativos que posicionen la visión y rumbo del Estado.

La difusión masiva de las primeras acciones de gobierno es aún más importante cuando se vive una transición y alternancia. Muchos de esos estados nunca habían sido gobernados por una mujer o por un partido diferente lo que implica una comunicación más versátil que de bajo perfil.

En lo que respecta a los gobiernos de continuidad partidista como Chihuahua y Querétaro la lógica obliga a pensar en acciones contundentes o de alto impacto para mejorar, mantener la aceptación de los gobernantes, o diferenciarse de su antecesor, pero también precisa maximizar la difusión de sus acciones para eliminar el disenso que generan los no simpatizantes y los que optaron por una alternativa política diferente.

Tanto en gobiernos de continuidad como de alternancia política las primeras acciones para solucionar las necesidades más urgentes y abanderar causas sociales son las que fijarán el marco de comunicación en su primer año y hasta el momento su difusión es escaza.

Siempre será más rentable para los partidos políticos contar con una narrativa en la que sus gobernadores y gobernadoras sobresalgan mediáticamente y que han comenzado a mejorar las condiciones de la gente en pocos meses de gestión.

Sin embargo, las narrativas que dominan versan sobre la escasez de recursos para pagar salarios, las condiciones de alta inseguridad y de la necesidad de un rescate transversal del gobierno federal para operar.

La gestión de la comunicación de gobierno depende en gran medida de cómo la conciben las y los gobernadores, sin embargo, la aprobación de gobierno, la popularidad, la aceptación y a la construcción de confianza por parte de una ciudadanía más exigente no espera.

Apunte del consultor

Recordemos que el aforismo aplicado a la comunicación gubernamental: “El que espera mucho de algo y recibe poco o nada siempre evalúa negativamente”.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo