• Javier Esquivel

Construir una candidatura es un maratón no una carrera de 100 metros

Actualizado: 6 nov 2021

Los aspirantes más visibles a la candidatura a la gubernatura del Estado de México parecen olvidar que construir una nominación electoral a dos años de la elección no es un camino de rápido recorrido.


La coyuntura electoral obliga a construir y ejecutar una estrategia para conseguir el objetivo por varios frentes y plazos. La táctica de resaltar y confrontar al competidor a más de dos años de la elección no es la más redituable.


Escuchar hablar mal a un político, que busca un cargo de elección popular, de otro político que tiene las mismas intenciones es una de las acciones que más rechaza la gente.

Diversos estudios demuestran que el contraste electoral sobre valores, principios y atributos personales de las y los aspirantes es una práctica que desgasta y aleja al posible elector.


Si bien es cierto, las campañas electorales se tratan de ganar y quitar votos. No gana el que obtiene más sufragios, sino el que evita que su contrincante los sume, pero ahora donde no hay candidatos sino aspirantes es un despropósito.


En la práctica y análisis de diversas campañas prelectorales se cuenta con la evidencia que el ataque prematuro habré la posibilidad de que nuevas figuras sean consideras como una mejor tercera opción viable.


Esa tercera opción, por lo general, resulta más atractiva si ésta cuenta con una oferta política más cerca de solucionar las problemáticas directas de la población que una propuesta avalentonada y bravucona.


El intercambio de mensajes y declaraciones en medios de comunicación que leemos en el ambiente del Estado de México genera a los aspirantes presencia y aumento en el nivel de conocimiento, pero no un posicionamiento favorable. Siempre es mejor se conocido con atributos positivos que ser popular y asociado con el conflicto.


Es evidente que la aspiración de una persona que se dedica a la política es ser gobernador(a), y que todas sus acciones sean percibidas como una táctica para lograr ese fin.


En este caso ambos competidores hacen lo propio y son percibidos en campaña. Hacen foros legislativos, realizan visitas y encuentros con empresarios, difunden portadas de revistas con su imagen, maximizan la difusión de su tarea legislativa, etc. Sin embargo, confrontarse directamente al inicio de la carrera maratónica solo los agotará.


No hay hasta el momento quien resista apostar su imagen dos años consecutivos con desgaste y confrontación, así como tampoco hay quien resista una inversión de recursos para promocionar su imagen en los primeros meses.


Sun Tzu dijo “Un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después”.

Esta es la diferencia entre los que tienen estrategia y los que no tienen planes premeditados y actúan con ocurrencia.

7 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo