• Javier Esquivel

¿Cómo comunicar tu gabinete de gobierno? "sin cuotas ni cuates”, la clave.


Al asumir sus funciones las alcaldesas y alcaldes o cualquier persona en funciones de gobierno enfrentan el reto de generar aceptación social con sus primeras acciones.


Pero ninguna de ellas con alto impacto mediático como la designación de su gabinete de trabajo.


La tarea no es nada fácil cuando se llega al gobierno con una vasta lista de compromisos que cumplir tanto con el líder partidista que avaló la nominación como con los partidos aliancistas que ahora piden su cuota.


A pesar de que en los últimos 10 años las plantillas laborales de la burocracia se han incrementado en más de 40 por ciento -precisamente para dar cabida a las y los políticos que no ganaron su elección a regidores o diputados locales u otros cargos-, ahora los lugares son insuficientes para atender esas exigencias.


Sin embargo, el problema mayor en materia de comunicación para anunciar el gabinete no solo radica en cómo explicarle a la población los criterios de selección de funcionarios si no también cómo articular una respuesta que les permita a las y los gobernantes solventar públicamente la incorporación de figuras políticas en áreas técnicas.


El pago de compromisos relega a un tercer o cuarto plano la incorporación a la administración pública de las y los profesionistas que son especialistas con experiencia en la resolución y mejora de servicios locales.


Muchos de los servidores públicos con capacidad probada son poco perceptibles ante la algarabía y obnubilación de los tomadores de decisiones como ejemplo es el caso del experimentado abogado mexicano, Estrada que es un especialista en materia de derecho agrario y uso de la tierra.


Estrada, que ha participado en 7 administraciones municipales con diferentes partidos políticos, logró que el gobierno donde prestó sus servicios últimamente obtuviera la mención especial en la categoría de modernización predial y catastral.




De igual manera, Estrada, ayudó que el catastro municipal fuera certificado por empresas autónomas y externas como una de las áreas con las mejores prácticas anticorrupción.


Toda la experiencia acumulada de las y los profesionistas como el abogado Estrada que pudieran servir a solucionar los problemas, hoy están supeditadas por los acuerdos políticos y por el pago de cuotas políticas, así como al acomodo de los amigos que se quedaron sin cargo público.


Difícil tarea la de comunicar un gabinete de gobierno con la ausencia de perfiles profesionales cuando la práctica y tradición es de cuotas y cuates. La militancia pudiera estar descontenta por las designaciones, pero la ciudadanía será sin duda la más afectada.


Mal empieza a comunicar un gobierno cuando se descubre que nuevamente el político le gana el cargo al profesional experimentado.


El mutismo generado por no saber explicar los criterios de selección de servidores públicos es aún más grave si no se cuenta con una estrategia. El guardar silencio también es una respuesta.


En comunicación de gobierno todo comunica y todo cuenta.



8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo